Bienvenida o bienvenido a mi blog.

Mi deseo es crear un espacio donde poder transmitir mi amor por las esencias florales, base de mi trabajo en terapia y compartir algo que en realidad se ha convertido en mi forma de ver y sentir la vida.

Quiero compartir mis experiencias, conclusiones y reflexiones del día a día.
Me encantaría que si te apetece, aportes todo aquello que te parezca interesante, que debatas, que preguntes, que cuestiones, que juntos podamos seguir creando un espacio vivo, que las esencias florales y el legado que el Dr. Bach nos regaló, siga expandiéndose y cada vez llegue a más personas. Que cada vez seamos más quienes nos beneficiemos de la magia de las flores, que vayamos más allá de la simple toma de remedios florales y seamos capaces de comprender e integrar en nosotros que somos energía, que somos parte de la naturaleza, que sencillamente SOMOS, SOMOS, SOMOS.

Que en nosotros está la magia del cambio. Que somos los únicos responsables de lo que nos da la vida. Que tenemos poder. Que tenemos los recursos necesarios para conectar con nosotros mismos.

Podemos crear, podemos compartir, podemos sentir, podemos amar.
Podemos quedarnos donde estamos y hacerlo conscientemente.
Podemos decidir no hacer nada. Podemos decidir no decidir.

También podemos volar

12 de febrero de 2011

reiki y esencias



Últimamente, cuando hago una sesión de reiki y dejándome llevar más por la intuición que por otra cosa, he empezado a utilizar esencias y en función de lo que la persona viene a tratar, utilizo aquella esencia que creo que le puede ir bien.

Me coloco unas gotas de la esencia en las manos y después hago la sesión de reiki. No tengo gran cantidad de datos que me digan cómo funciona, de momento sigo lo que mi corazón me dice. Y me voy basando en las experiencias que me cuentan tras la sesión o en días posteriores.
Siento que la base y los objetivos del reiki y de las esencias son los mismos, conectarnos con nuestro ser y acompañarnos en la sanación a nuestro ritmo y de una forma particular a cada uno.
El Reiki nos equilibra, al igual que las esencias, emocional, mental , física y espiritualmente. Trata las causas emocionales de nuestras dolencias y no sólo sus síntomas físicos. Nos devuelve la armonía y nos ayuda a ser más conscientes de nuestras necesidades en cada momento.
Las esencias con las que más lo combino últimamente, son Consuelda Menor y Diamante, para suavizar y paliar los efectos secundarios de la quimioterapia.
Consuelda Menor (Korte):
Nos ayuda a activar nuestras energía de autocuración y el deseo de estar sanos. Nos conecta con nuestro médico interior, la motivación para sanar y la confianza en que podemos hacerlo. Nos ayuda a recuperar fuerzas, a devolvernos la esperanza.
Nos conecta directamente con nuestra responsabilidad y por tanto, nuestro poder, para asumir nuestra sanación. A nivel mental, nos abre nuevas perspectivas sobre la enfermedad, y ayuda a ver el sentido y el aprendizaje que esta nos aporta.

Esencia de Diamante (Korte):

El diamante es la gema más resistente y con mayor potencial curativo. Como esencia, nos aporta luz en las tinieblas, aporta una energía vigorizante sobre todos los órganos y desbloquea la energía vital, eliminando las impurezas del cuerpo. Favorece el equilibrio interior y la liberación de nuestro espíritu. Recibimos luz cuando nos invade y rodea la oscuridad, la desesperanza y el agotamiento.




1 comentario:

Luz del Alma dijo...

Gracias Rosa por compartir esta experiencia. Hace ya muchos años que Reiki me guía (en la mayoria de los casos), en la elección de las flores. Paso las mano sobre el set y saco, es maravilloso luego leerlas, compartiendo con el paciente el resultado de la elección. Muchas veces aparecen cosas que desde la palabra no habían sido dichas.
Abrazo de luz, Mirta