Bienvenida o bienvenido a mi blog.

Mi deseo es crear un espacio donde poder transmitir mi amor por las esencias florales, base de mi trabajo en terapia y compartir algo que en realidad se ha convertido en mi forma de ver y sentir la vida.

Quiero compartir mis experiencias, conclusiones y reflexiones del día a día.
Me encantaría que si te apetece, aportes todo aquello que te parezca interesante, que debatas, que preguntes, que cuestiones, que juntos podamos seguir creando un espacio vivo, que las esencias florales y el legado que el Dr. Bach nos regaló, siga expandiéndose y cada vez llegue a más personas. Que cada vez seamos más quienes nos beneficiemos de la magia de las flores, que vayamos más allá de la simple toma de remedios florales y seamos capaces de comprender e integrar en nosotros que somos energía, que somos parte de la naturaleza, que sencillamente SOMOS, SOMOS, SOMOS.

Que en nosotros está la magia del cambio. Que somos los únicos responsables de lo que nos da la vida. Que tenemos poder. Que tenemos los recursos necesarios para conectar con nosotros mismos.

Podemos crear, podemos compartir, podemos sentir, podemos amar.
Podemos quedarnos donde estamos y hacerlo conscientemente.
Podemos decidir no hacer nada. Podemos decidir no decidir.

También podemos volar

28 de noviembre de 2013

FORGET ME NOT, cuando nos cuesta despedirnos del ser querido que murió

   Cuando un ser querido muere, cada persona vivimos la pérdida de manera diferente. Tenemos un proceso de duelo diferente. Si que es verdad que hay una serie de etapas que aparecen de forma generalizada y que un proceso de duelo elaborado propiamente dicho dura aproximadamente dos años.
    Uno de los factores necesarios para que ese duelo comience a elaborarse es la ritualización de la muerte. Necesitamos sentir y reconocer la rotundidad de la muerte en el plano físico. El tipo de ritual dependerá de nuestras creencias, funeral, entierro, cremación, homenaje...; Pero necesitamos simbolizar la pérdida de alguna forma, para poder comenzar a asimilar que, en esta vida, esa persona nos falta, aquí, ahora, que no la podemos tocar, ni escuchar.
  En este proceso, y al principio sobretodo, buscamos a nuestro ser querido en el día a día; Creemos verlo por la calle, creemos que de un momento va a aparecer como si nada; incluso lo vemos en el rostro de otros.
  Poco a poco, vamos integrando que esa persona ya no está. Poco a poco vamos sintiendo que aunque no esté con nosotros, la llevamos en nuestro interior, en nuestro corazón, en nuestro pensamiento.
   Pero a veces eso es muy difícil, y hay personas a las que les resulta muy difícil asumir y reconocer que eso está en otro plano diferente al físico, está en otro plano más elevado.
   Esto puede suceder, cuando por ejemplo, alguien no va al funeral, al entierro; Muchas veces por proteger a alguien, procuramos que no vaya para que no sufra; Con los niños, por ejemplo, por mejor podemos decidir ahorrarles el mal trago que supone y quizás ellos sí quieren y necesitan despedirse de alguna manera.
Forget Me Not, nos ayuda a integrar la muerte, la pérdida, la rotundidad e irreversibilidad de la muerte.
Para personas a las que les cuesta desprenderse de las cenizas del difunto, de sus enseres personales.
Ayuda a elaborar el duelo.
Ayuda a reparar algo con el que se fue desde un plano más espiritual, pues desde este plano físico ya no es posible, despedidas, cosas no dichas, perdón, etc.
Con Forget Me Not hay un CIERRE, necesario para poder continuar con la vida, para poder vivir sintiendo que llevamos a esa persona en nuestro corazón.
Forget Me Not, aporta mucha paz. Aligera, quitan carga y permiten avanzar en duelos atascados, duelos que no están siendo elaborados.
Siempre echaremos de menos a quienes no están ya aquí, pero podemos sentir que pasaron a formar parte de nosotros.
Como me dijo mi hija Hegoa con esa sabiduría innata de los niños, "ama, el aitona ya no estará aquí para soplar las velas conmigo, pero yo soplaré por los dos porque está en mi corazón."
 
 

REALIZAMOS LA MEJOR ELECCIÓN ENTRE LAS POSIBLES


20 de noviembre de 2013

Conectar con la persona desde su modelo del mundo (Terapia Floral y PNL III)

 
 Tengo claro que como personas, no nos limitamos a ser o estar sólo en una determinada flor, o estado emocional.

Parto de la base de que cada uno somos mucho más que eso, que ya sólo a lo largo de un día, podemos y de hecho pasamos, de un estado a otro con increíble facilidad. Sin embargo, observar desde una mirada floral nos puede dar, de un solo golpe de vista, mucha información de quien tenemos delante. Intuir, sentir o ver a alguien en un estado o en una flor concreta, nos aporta muchísima información, que luego tendremos que  matizar, analizar y concretar. Nos ayuda a hacernos una idea más clara de su mapa y por tanto nos ayuda a sintonizar con ella en su propio terreno, conectar y empatizar desde su modelo del mundo.

 
Reconocerle en una flor me dice cuándo y dónde actúa de una determinada manera, con quien. Me puedo hacer una primera idea de sus capacidades, recursos, de sus creencias limitantes, de cómo se ve, quién cree que es, etc. Me facilita información sobre  desde dónde o para qué hace algo, cuáles pueden ser sus miedos, sus “carencias”… Cuál es su visión del mundo, la intención positiva de su estado, sus intentos de solución frustrados, sus recursos conscientes o inconscientes, e incluso el balanceo de una flor a otra, me pueden indicar hacia dónde puede dirigirse en el cambio, qué obstáculos y  actitudes cronificados  presenta.

Siempre desde la perspectiva de que cada uno somos diferentes, desde la sorpresa y no dar nada por hecho, porque la combinación floral es infinita y  también la combinación de estados emocionales de cada ser humano.