Bienvenida o bienvenido a mi blog.

Mi deseo es crear un espacio donde poder transmitir mi amor por las esencias florales, base de mi trabajo en terapia y compartir algo que en realidad se ha convertido en mi forma de ver y sentir la vida.

Quiero compartir mis experiencias, conclusiones y reflexiones del día a día.
Me encantaría que si te apetece, aportes todo aquello que te parezca interesante, que debatas, que preguntes, que cuestiones, que juntos podamos seguir creando un espacio vivo, que las esencias florales y el legado que el Dr. Bach nos regaló, siga expandiéndose y cada vez llegue a más personas. Que cada vez seamos más quienes nos beneficiemos de la magia de las flores, que vayamos más allá de la simple toma de remedios florales y seamos capaces de comprender e integrar en nosotros que somos energía, que somos parte de la naturaleza, que sencillamente SOMOS, SOMOS, SOMOS.

Que en nosotros está la magia del cambio. Que somos los únicos responsables de lo que nos da la vida. Que tenemos poder. Que tenemos los recursos necesarios para conectar con nosotros mismos.

Podemos crear, podemos compartir, podemos sentir, podemos amar.
Podemos quedarnos donde estamos y hacerlo conscientemente.
Podemos decidir no hacer nada. Podemos decidir no decidir.

También podemos volar

26 de mayo de 2010

Olive, desde Oak, demasiados frentes abiertos.


Olive. Para cuando sentimos que ya no podemos más. Cuando estamos agotados emocional y por tanto físicamente. Cuando sentimos que recibimos un palo sin tiempo a reponernos del anterior. Cuando sentimos que tenemos demasiados frentes abiertos, cuando nos falta la fuerza y el coraje.

Olive desde Oak, desde cargar a nuestras espaldas responsabilidades sin hacer caso a nuestros propios límites, a los avisos del cuerpo, a los dolores del alma.

Olive desde Oak, desde el "yo puedo con esto y con más", desde el no delegar, desde la nobleza y desde el corazón, desde el descargar de la espalda de otros las piedras, los esfuerzos, los dolores.

Olive desde Oak, desde el no atrevernos a pedir, a mostrar nuestra parte cansada, nuestra parte que no puede con todo, la parte doblegada.

Olive desde Oak, desde donde habita el enfado por las ganas de llorar, por las ganas de apoyar la cabeza en otro hombro y cerrar los ojos mientras nos abandonamos a la hermosa sensación de sentirnos apoyados y más livianos.

Olive desde Oak, desde el reconocimiento de querer soltar las piedras necesarias para poder seguir caminando con pasos ligeros.

2 comentarios:

Luz del Alma dijo...

Gracias Rosa, que bella manera de describir estas emociones, Olive desde Oak, ..."desde donde habita el enfado por las ganas de llorar"...
Un fuerte abrazo de luz, Mirta

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Rosa,

También me ha gustado mucho como relacionas estos dos estados es realmente fácil llegar a Olive desde Oak, mientras Oak no encuentre la medida de sus propios límites seguirá sin remedio llegando a Olive

Besos